El invierno puede ser una época desafiante para nuestros vehículos. Las bajas temperaturas, el hielo, la nieve y la humedad pueden afectar negativamente el rendimiento y la apariencia de nuestro carro. Sin embargo, con unos simples cuidados y precauciones, podemos mantener nuestro vehículo en óptimas condiciones durante esta temporada. En este blog, te ofreceremos una guía detallada sobre cómo cuidar tu auto para el invierno, desde el mantenimiento básico hasta las precauciones especiales que debes tomar.

inviernolima.webp

Mantenimiento previo al invierno:

Antes de que llegue el invierno, es crucial realizar un mantenimiento preventivo para asegurarte de que tu auto esté preparado para enfrentar las condiciones adversas. Aquí hay algunos aspectos clave a tener en cuenta:

  1. Cambio de aceite y filtro: Asegúrate de cambiar el aceite de tu motor y reemplazar el filtro siguiendo las recomendaciones del fabricante. El aceite limpio y fresco es esencial para el buen funcionamiento del motor durante el invierno.

  2. Revisa los líquidos: Verifica los niveles y la calidad del líquido refrigerante, líquido limpiaparabrisas, líquido de dirección asistida y líquido de frenos. Asegúrate de que estén en niveles adecuados y, si es necesario, realiza los reemplazos correspondientes.

  3. Batería en buen estado: Las bajas temperaturas pueden reducir la capacidad de la batería de tu automóvil. Realiza una prueba de carga y, si es necesario, reemplaza la batería por una nueva para evitar inconvenientes en invierno. De acuerdo con Autoland, se recomienda rodar el auto por 40 o 50 minutos. Luego, tras dejarlo reposar por unos instantes, hay que empezar las mediciones:

    1. Motor parado: en este caso, hay que conectar el polímetro a la corriente continua de la batería y las medidas deben estar entre los 12.5 y 12.9 V de diferencia de potencial y 0.2 A de intensidad como mínimo.

    2. Motor al ralentí: aquí también debemos conectar el polímetro a la corriente continua y la batería debe dar menos de 14.7 V y 0.25 A. Sin embargo, también debemos probar el polímetro fijándolo en la corriente alterna, en donde debe dar una cifra menor de 0.2 V y 0.04 
      IMPORTANTE: Si las mediciones no cumplen con los resultados, es un hecho que deberás sustituir la batería.

  4. Revisión de neumáticos: Verifica la presión de los neumáticos y asegúrate de que tengan la profundidad de la banda de rodadura adecuada. Considera la posibilidad de cambiar a neumáticos de invierno o neumáticos con certificación de tracción en nieve si vives en una zona con condiciones invernales extremas.

  5. Inspecciona tus frenos: Anteriormente te contamos qué tienes que revisar el líquido del freno, y de la misma manera, hacerlo con el sistema de frenado es sumamente importante. Esto abarca revisar los discos, las pastillas, y tambores (si es que tu auto los tiene). Recuerda que si sientes ruidos irregulares o incomodidades físicas al frenar, entonces debes llevar tu auto al taller de inmediato porque puede que necesite una revisión más exhaustiva.

  6. Comprueba el estado de tus limpiaparabrisas: Los limpiaparabrisas son un elemento que generalmente se queda en el olvido durante el verano, por ende, durante el transcurso de los meses cálidos pueden endurecerse o fallar por desuso. Así que es muy importante inspeccionar su estado cuando se acerca el invierno. Necesitas ver si realmente limpian tus vidrios y visibilidad de la pista, así como escuchar si hacen algún ruido extraño.

Protección del exterior e interior de tu vehículo:

El invierno puede ser duro para la apariencia de tu vehículo. Aquí hay algunos consejos para proteger tu carro completo:

  1. Lavado y encerado: Lava regularmente tu auto durante el invierno para eliminar la sal y otros contaminantes que pueden dañar la pintura. Aplica una capa de cera después del lavado para proteger la carrocería contra la humedad y si es el caso de la ciudad donde vives, el hielo.

  2. Funda para automóvil: Si no tienes acceso a un garaje, considera cubrir tu automóvil con una funda especial para protegerlo de los elementos y prevenir daños causados por el hielo y la nieve.

  3. Utiliza alfombrillas de goma: Durante el invierno, el interior del auto se enfrenta al barro, lluvia y la humedad. Utilizar alfombrillas de goma duraderas y fáciles de limpiar ayudará a proteger la alfombra, asientos y el piso del vehículo.

  4. Evita el exceso de humedad: Coloca bolsas de gel de sílice o deshumidificadores en el interior del auto para evitar la acumulación de humedad. Esto ayudará a prevenir la formación de moho y malos olores.

Contáctanos, gestiona tu carro fácil

Si tienes todos estos componentes en buen estado, tu vehículo funcionará efectivamente durante todo el invierno sin ningún problema y podrás seguir conduciendo seguro. Recuerda que si se te presenta algún problema vehicular relacionado a los componentes esenciales que hemos mencionado, en simpliCAR no sólo te podemos ayudar, sino gestionar todo el proceso para regresar tu auto a tu hogar como nuevo.

Agenda tu servicio aquí