En este artículo, te proporcionaremos información esencial sobre el cambio de líquido de frenos, un mantenimiento importante para garantizar un sistema de frenado eficiente y seguro en tu vehículo. Aprenderás qué es el líquido de frenos, por qué es importante su cambio regular y cómo llevar a cabo este proceso de manera adecuada.

liquido.webp

¿Qué es el líquido de frenos?

El líquido de frenos es un fluido hidráulico vital en el sistema de frenado de tu vehículo. Transmite la presión creada al pisar el pedal de freno a las ruedas, lo que permite que las pastillas o zapatas de freno ejerzan fricción sobre los discos o tambores para detener el vehículo. El líquido de frenos es altamente resistente al calor y no se comprime fácilmente, lo que asegura una respuesta rápida y efectiva al frenar.

De acuerdo con el blog de Endado, si este líquido no hace bien su función y su temperatura sube o baja demasiado puede dañar el freno, por lo que debe ser cambiado antes de que el desgaste del mismo llegue a ese punto.

Importancia del cambio de líquido de frenos

El cambio regular del líquido de frenos es esencial por varias razones:

  1. Absorción de humedad: Con el tiempo, el líquido de frenos tiende a absorber humedad del aire circundante. Esta humedad puede afectar negativamente el punto de ebullición del líquido de frenos y reducir su eficacia en situaciones de frenado extremas.

  2. Degradación del líquido: El líquido de frenos se degrada con el tiempo debido al calor y el estrés del frenado. Esta degradación puede provocar la formación de residuos y sedimentos en el sistema de frenos, lo que afecta su rendimiento y puede causar daños.

  3. Mantenimiento del rendimiento: El cambio regular del líquido de frenos garantiza un rendimiento óptimo del sistema de frenado, lo que resulta en una mayor seguridad en la carretera. Un líquido de frenos fresco y en buen estado mejora la capacidad de frenado y reduce el riesgo de fallos del sistema.

¿Cuándo se debe cambiar el líquido de frenos?

El intervalo para cambiar el líquido de frenos puede variar según el fabricante del vehículo y las condiciones de conducción. Como regla general, se recomienda un cambio cada 2-3 años o cada 40,000-60,000 kilómetros, lo que ocurra primero. Sin embargo, es importante consultar el manual del propietario de tu vehículo para obtener las recomendaciones específicas del fabricante.

Pensamos que es importante mencionar cinco síntomas principales que indican la necesidad de hacer frente a un servicio mayor de frenos o cambio de su líquido (información sacada del artículo proporcionado por Bardahl.com:

  1. Ruidos fuera de lo común: Sonidos como un chillido agudo indican que el testigo está haciendo contacto con el metal del disco (del sistema de frenado), y que necesita un cambio de inmediato. Además esto suele estar directamente relacionado con la falta de líquido de frenos. 

  2. Indicador del tablero: Si el nivel de líquido se encuentra bajo, o existe algún otro impedimento que no permita el desempeño adecuado del sistema, el testigo del tablero se encenderá, señalando que se debe de revisar todo el sistema y hacer las reparaciones correspondientes.

  3. Inclinación: La inclinación es complicada de detectar, sin embargo, la clave está en observar si es que al frenar el auto se inclina ligeramente hacia el lado izquierdo o derecho. Esto se puede dar por el desgaste disparejo del sistema de frenado o porque el líquido de frenos no está generando presión equitativa a los calipers. Si este es el caso, puede ser por una fuga en las líneas, por lo tanto, es mejor llevar tu auto a un taller mecánico especializado. En simpliCAR nos ocupamos del traslado de tu carro y de conectarte con los mejores talleres de Lima.

  4. Presión del pedal: Esta es una de las señales más importantes que indican que el nivel del líquido está bajo o que sus propiedades no están en su mejor estado. Si sientes que tu pedal está baja o que al presionar se siente un poco de “esponjosidad”, entonces es tiempo de hacer una inspección al líquido.

  5. Vibración: Cuando se presiona el pedal y hay un tipo de vibración puede indicar dos cosas: Puede ser que el disco se encuentre torcido, comprometiendo el buen funcionamiento del sistema de frenos, o que el líquido de frenos esté muy caliente (lejos de las propiedades requeridas), lo cual puede ocasionar que el pedal rebote debido a que la calentura del líquido empieza a generar burbujas.

Proceso de cambio de líquido de frenos

El cambio de líquido de frenos debe ser realizado por un técnico especializado y se puede llevar a cabo de la siguiente manera:

  1. Preparación: El técnico preparará el vehículo levantando cada rueda y asegurándola de manera segura. Luego, se ubicará una manguera de drenaje en el purgador de frenos de la primera rueda.

  2. Extracción del líquido viejo: El técnico abrirá el purgador de frenos y liberará el líquido de frenos viejo mientras se asegura de no introducir aire en el sistema. Esto se hace mediante una bomba de freno o un dispositivo de vacío para extraer el líquido antiguo.

  3. Rellenado con líquido nuevo: Una vez que se ha extraído el líquido viejo, se procede a rellenar el sistema con líquido de frenos nuevo y de alta calidad. Esto se realiza mediante un dispositivo de presión o una herramienta de purga para asegurar un llenado completo y sin aire en el sistema.

  4. Purgado de aire: El técnico purgará el aire restante del sistema de frenos, comenzando por la rueda más alejada del cilindro maestro y avanzando hacia las ruedas más cercanas.

  5. Prueba y verificación: Una vez completado el cambio de líquido de frenos, se realizarán pruebas de frenado para asegurarse de que el sistema funcione correctamente. Esto incluye verificar la presión del pedal de freno y la capacidad de frenado.

El cambio regular del líquido de frenos es esencial para mantener un sistema de frenado seguro y eficiente en tu vehículo. Siguiendo las recomendaciones del fabricante y confiando en un técnico calificado, puedes asegurarte de que el líquido de frenos se cambie en el momento adecuado y de manera correcta. Recuerda que un sistema de frenado en buen estado es fundamental para tu seguridad y la de los demás en la carretera.

SimpliCAR proporciona soluciones de calidad para cambiar tu líquido de frenos. Te conecta con talleres de primera calidad y con precios competitivos, y además, al registrarte en la página obtienes beneficios de alertas vehiculares para todos tus trámites y documentos. Al manejar tus gestiones vehiculares y trámites con nosotros, no sólo estás mejorando la relación que tienes con tu carro, sobre todo, estás haciendo una inversión en tu propia seguridad al conducir, lo cual tiene precio.

Agenda tu servicio aquí